Saltar menú

País e idioma

Los checos en el extranjero

La emigración (del latín ex-migrare, emigrar) consiste en salir del país de origen y mudarse a otro país. Igualmente, inmigración significa trasladarse a otro lugar, lo mismo que la emigración, pero desde el punto de vista del país de destino. http://cs.wikipedia.org/wiki/Emigrace)

Las razones por las que la gente elige salir de su país y empezar una nueva vida en otro país pueden ser diferentes. Desde el punto de vista histórico, podemos distinguir razones religiosas (típicas después de la derrota del levantamiento estamental de 1620 y después de la introducción de la Renovación de la Tierra de 1627, cuando el país dejó marchar entre 150.000 y 200.000 protestantes checos), económicas (la emigración "para mejor" ocurrió, especialmente, en el siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX, sobre todo durante la gran crisis económica hasta 1938) y políticas (especialmente, durante la Segunda Guerra Mundial y el período del régimen comunista, cuando, por ejemplo, en los años 1948-1987, 170.938 ciudadanos huyeron al extranjero).

Como puede verse, la decisión de emigrar puede ser voluntaria (migración económica) o involuntaria, cuando un migrante no abandona su país por su voluntad, sino bajo amenaza de persecución (migración religiosa o política).

Debido a la emigración, un gran grupo de personas que llamamos compatriotas viven en el extranjero. Un compatriota es una persona de origen checo (o eslovaco), que pertenece a la segunda o a la siguiente generación de inmigrantes, que ha nacido en el país de emigración o de destino. De cualquier modo, el número de compatriotas es relativamente alto en el extranjero, aunque está lejos del nivel de, por ejemplo, Irlanda (hay más irlandeses que viven en el extranjero que en Irlanda) - según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Checa, alrededor de 1,7 millones de checos viven en el extranjero.

El mayor número de compatriotas viven en los Estados Unidos (cerca de 1,3 millones), lo que representa que ese país es el destino más popular de la emigración checa, tanto económicamente (siglo XIX - 1938) como políticamente (de 1938 a 1989). El segundo grupo más grande de compatriotas - como era de esperarse - viven en Eslovaquia, que hasta 1993 era parte del mismo estado al igual que el estado checo. Sin embargo, los checos en Eslovaquia son sorprendentemente pocos: sólo 59.000. Alemania es el tercer lugar en el que hay unos 50.000 compatriotas (Alemania fue el objetivo de la emigración casi exclusivamente en la posguerra). A continuación, figuran Canadá (46.000), Australia (20.000), Austria (20.000), Suiza (20.000) y luego ya las cifras disminuyen significativamente (Zimbabwe, 100).

Se puede encontrar más información sobre la historia de los compatriotas en cada uno de los países y otros datos fascinantes en la página del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Por todo el mundo hay varios miles de organizaciones que asocian a compatriotas, es decir, personas de origen checo que viven en el extranjero y que manifiestan sus raíces checas. Es muy probable que dicha organización también funcione en tu país, como puedes comprobar aquí.

Es posible conocer más esta problemática gracias a la obra České menšiny v Evropě a ve světě (Minorías checas en Europa y en el mundo) de Jaroslav Vaculík, publicada en el 2009 por la editorial Libri.

Arriba