Saltar menú

País e idioma

Historia del checo

El checo es una lengua eslava y como tal se desarrolló a finales del primer milenio a partir de una lengua eslava antigua llamada protoeslavo. En ese momento en la República Checa la escritura ya existía gracias a los misioneros Cirilo (Constantino) y Metodio, que en el año 863 la trajeron en su misión a Gran Moravia (alfabeto glagolítico) y tradujeron una variedad de textos cristianos al llamado eslavo antiguo. El eslavo antiguo probablemente surgió de un dialecto eslavo del sur (Cirilo y Metodio llegaron a Gran Moravia desde Tesalónica), mientras que el checo antiguo era un dialecto occidental del protoeslavo. En este período las lenguas eslavas (o sea, los dialectos del protoeslavo) seguían siendo comprensibles mutuamente. El eslavo antiguo todavía se utiliza hasta hoy bajo el nombre de "eslavo eclesiástico", pero solo como lengua litúrgica de los ortodoxos y la Iglesia greco-católica. El uso del eslavo antiguo como lengua eclesiástica duró solo hasta 1097 en territorio checo, cuando el príncipe Bretislav II decidió que los monjes eslavos fueran expulsados ​​del monasterio de Sázava. Desde entonces el latín fue utilizado como lengua religiosa y literaria junto con el alfabeto latino.

En ese momento la educación y la literatura se limitaban a un grupo reducido de personas, especialmente del clero. Las primeras muestras de checo escrito son 2 frases de la carta de fundación del capítulo Litoměřice de 1057, que probablemente son más antiguas, según parece hasta del siglo XII. Dicen así: Pavel dal jest Ploškovicích zemu. Vlach dal jest Dolas zemu Bogu i svjatemu Scepanu se dvema dušníkoma Bogucos a Sedlatu. Además, se han conservado escritos de burla de un libro coral relacionado con san Jorge (Svatojiřské přípisky) de finales del siglo XIII. Estos textos fueron escritos con una ortografía primitiva que usaba el latín incluso para escribir aquellos sonidos que no existían en dicha lengua.

En el siglo XIV el checo empieza a imponerse tanto en la literatura como en la administración. De esta época se han conservado unos libros escritos en checo. Karel IV permite elaborar la primera traducción de la Biblia al checo. Empieza a utilizarse una ortografía compuesta. Entre el siglo XIV y el XV Jan Hus está a favor de la reforma de la ortografía checa, que haría que los signos diacríticos se consolidaran en checo.

El desarrollo importante de la literatura checa se produce después de la invención de la imprenta en el siglo XV. Recientemente se traduce la Biblia (la llamada Biblia Kralická - se trata de la primera traducción de la Biblia al checo que no fue elaborada del latín, sino a partir de las lenguas originales).

Después de la derrota de la sublevación estamental en 1620, hubo una disminución gradual de la literatura escrita en checo, sobre todo como resultado de la emigración de los intelectuales checos no católicos (Jan Amos Komenský, Pavel Stránský, etc.). Sin embargo, incluso en este momento la literatura checa siguió apareciendo, naturalmente sujeta a una estricta censura. En 1627 y 1628 con la creación renovada de la provincia se introdujo el alemán como segunda lengua oficial en Bohemia y Moravia. Con el paso del tiempo, en esta función sobre todo se utilizó el alemán en la práctica. Los esfuerzos para introducir el alemán como lengua oficial en todos los países de la monarquía de los Habsburgo aparecen en el siglo XVIII (María Teresa, José II). Estos esfuerzos, sin embargo, resultaron ser poco realistas. La abolición de la servidumbre permitió luego a finales del siglo XVIII la aparición de un movimiento conocido como Renacimiento nacional.

El Renacimiento nacional es una época en la que se produjo una importante restauración del checo como lengua literaria y lengua oficial. Un hito importante fue la publicación de la gramática del checo creada por Josef Dobrovský (ironías de la historia, la gramática está escrita en alemán). Otros esfuerzos se asocian con el nombre de Josef Jungmann, que dirigió a un grupo de renovadores. Gracias a sus esfuerzos crearon un diccionario checo-alemán de cinco partes (Slovník česko-německý). Se llegó al desarrollo de la literatura moderna (por ejemplo, el trabajo de Karel Hynek Mácha, en el espíritu del Romanticismo) y al desarrollo del periodismo. También se llevó a cabo la reforma de la lengua literaria basada en la Biblia Kralická y la estructura del checo de aquella época se corresponde más o menos con la forma del checo en la actualidad.

Los colaboradores de Dobrovský, gracias a su especialización, ayudaron a restaurar el checo de modo que fue posible expresar el conocimiento científico y filosófico moderno. Esto se debió en gran medida a la creación de una terminología checa especializada que hasta entonces era prácticamente inexistente. De todos ellos mencionamos el trabajo de los hermanos Jan Svatopluk Presl y Karel Bořivoj Presl. El primero de ellos se dedicó principalmente a la mineralogía, la química, la zoología y la botánica. Muchos de sus nombres siguen vivos y se utilizan, por ejemplo kopretina, kukuřice, tuleň, vorvaň, myš domácí o klokan. Junto con los croatas, que adoptaron la palabra de Presl, dicen que los checos son la única nación del mundo que no tiene un nombre para canguro derivado de gangurru del idioma Guugu Yimithirr.

Arriba