Saltar menú

País e idioma

El checo, una lengua eslava

El checo pertenece a las lenguas eslavas (que son parte de la familia lingüística indoeuropea), las cuales destacan por una flexión muy desarrollada, o sea, por el principio de la "declinación" de las palabras. Una palabra (por ejemplo, pes) existe en una serie de formas distintas (psa, psovi, psem, psi, psy etc.) según la función gramatical o sintáctica que desempeña. El checo tiene dos números (singular y plural) en los que distingue siete casos (así, en total una palabra puede tener hasta 14 formas distintas, aunque en la práctica muchas formas son homónimas y la función de la palabra se deduce del contexto). Los verbos distinguen (como en otras lenguas indoeuropeas) tres personas (la 1ª, que se refiere al hablante; la 2ª, que se refiere al oyente; y la 3ª, que se refiere a los sujetos que no participan en la comunicación), dos números (singular y plural) y tres tiempos (pasado, presente y futuro).

Las lenguas eslavas se dividen en tres grupos: a) grupo eslavo occidental, al que pertenece el checo, el polaco y el eslovaco (también el sorbio y el casubio); b) grupo eslavo oriental (ruso, bielorruso y ucraniano); c) grupo eslavo meridional (serbio, montenegrino, bosnio, croata, macedonio y búlgaro).

La lengua más próxima al checo es el eslovaco. Se da el caso de que los hablantes, aunque no la hayan aprendido, pueden entenderse en un 95% de los casos. Esto se debe a que entre 1918 y 1992 Chequia y Eslovaquia formaron parte de un mismo estado con dos lenguas oficiales. Las emisiones en los medios de comunicación se realizaban en las dos lenguas, por ejemplo, la radio (emite desde el 18 de mayo de 1923) o la televisión (emite regularmente desde el 25 de febrero de 1954).Para los hablantes eslavos es relativamente menos complicado aprender a hablar checo por la proximidad de sus lenguas maternas con el checo y las similitudes de los dos sistemas. Por otro lado, para ellos es más difícil desacostumbrarse de algunas interferencias eslavas, de las diferentes terminaciones típicas del sistema flexivo o del acento. Este problema, sin embargo, no lo tienen los hablantes no eslavos que aprenden checo "desde cero". De manera metafórica, podemos decir que el aprendizaje del checo para hablantes no eslavos puede compararse con la construcción de una casa en un valle verde (más o menos, en función del país de origen y del conocimiento de otras lenguas), mientras que para los hablantes eslavos se trata más bien de la reconstrucción de la casa.

El léxico es, principalmente, de origen eslavo. El checo y el eslovaco, su lengua emparentada, conservan hasta el 98% del vocabulario protoeslavo. Son las lenguas que más lo conservan en comparación con otras lenguas eslavas. El checo ha adoptado una serie de palabras de otras lenguas, especialmente, del griego y del latín si se trata de términos especializados (por ej., filozofie o škola), del alemán (šunka), del ruso (vzduch), del italiano (terminología musical), del francés (términos del ámbito de la moda) y del inglés (términos del deporte y estos últimos tiempos también términos del ámbito de las nuevas tecnologías).

No es posible determinar cuántas palabras tiene el checo (al igual que otras lenguas vivas, el checo sigue evolucionando). Sin embargo, se indica que el checo tiene alrededor de 300.000 raíces de palabras (entonces, de bases de palabras que, con ayuda de las terminaciones, forman palabras concretas). El diccionario manual de checo más extenso hasta el momento, Příruční slovník jazyka českého, publicado gradualmente entre los años 1935-1957, tiene alrededor de 250.000 voces. Incluye palabras meramente marginales (aquellas que conoce y utiliza un mínimo de hablantes). Por otro lado, no contiene algunas palabras populares utilizadas comúnmente (por ej., vulgarismos). Se centra en la descripción del léxico culto basándose en sinopsis de obras narrativas, revistas y parcialmente de periódicos. El diccionario de checo formal, Slovník spisovného jazyka českého, cuya primera edición se publicó entre los años 1960-1971, su segunda edición en 1989, tiene aproximadamente 192.000 voces. La extensión del diccionario más pequeño, Slovník spisovné češtiny pro školu a veřejnost (primera edición en 1978, segunda edición revisada en 1994) contiene unas 48.000 voces que presentan el núcleo del vocabulario formal. Se estima que la cantidad total de palabras en checo son unos 2 millones.

Enlaces útiles:

Arriba